El miedo a la soledad

 

DSCN5445La verdad es que no sé por dónde empezar…así que lo haré por el principio. Vamos a remontarnos a eso de enero, en ese instante mi vida social estaba reducida al mínimo y me sentía bastante ahogada con ese tema. Una tormenta se cernía sobre mi sin comerlo ni beberlo, ni tuve nada que ver ni la película iba conmigo pero estaba en el medio y no sabía muy bien como iba a manejar esa situación. Mientras todo esto pasaba yo iba ampliando mis horizontes, casualmente, sin intenciones y de una manera natural y totalmente inesperada.

Esa casualidad me hizo darme cuenta de todo no era blanco o negro, existía el gris y yo que necesitaba una pequeña gran revolución me dejé llevar. Me sentía a gusto, sin presiones, mientras la tormenta seguía rugiendo y poniéndome al límite. La situación era cada vez más insostenible, necesitaba respirar y sólo veía rayos y truenos a mi alrededor.

Me encantaría poder contar con más detalle todo esto porque supongo que no estaréis entendiendo nada pero resumiendo diré que es uno de esos momentos en los que tienes que elegir: vivir tu vida, aunque duela decir adiós a cosas del pasado o seguir con algo que sólo te esta llevando a un bucle que no te deja avanzar.

Vuelvo a repetir que todo esto es siempre en mi ámbito social, en el personal y familiar estaba y estoy estupendamente, no vayamos a confundir las cosas. Volví a adelgazar, a no dormir por las noches, a la ansiedad…sentía que tenía que dar explicaciones por cada cosa que hacía y aquello terminó haciéndose bola.

Y llegó el momento, aquel día me levanté con el firme propósito de quedarme sola, me di cuenta de que era mejor eso que sentirme enjaulada. Hay relaciones que se estancan y cuando ya no puedes aportar nada es mejor dejarlo fluir. Pedí tiempo y distancia para encontrarme pero no la obtuve y como buen Leo acorralado tuve que sacar las uñas.

No estoy contenta de cómo lo hice porque sé que fui dura con gente que pensé que sería para siempre, pero encontré mi paz y eso está por encima de todo. Ahora me quiero, hago lo que me sale en cada momento, puedo estar con todos o con ninguno, simplemente ser yo.

Me he dado cuenta de que se puede rectificar, de que no hay que cerrar puertas. He abierto los ojos y he podido darme cuenta de que yo misma tenía una imagen muy distorsionada de mi. Llevaba años pensando si había hecho algo mal y afortunadamente, no era así. Me han ayudado a respetarme, a elevar mi autoestima y a ver que el mundo es un lugar lleno de matices y de opiniones diversas, de gente que sabe reírse de sí misma.

La confianza se gana, el respeto se da, la lealtad se demuestra. La traición a alguna de las tres provoca perder todas.-Autor desconocido.

 

 

Anuncios

3 comentarios sobre “El miedo a la soledad

Si te ha gustado déjame un comentario. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s